M. M. Carranza

1945-2003

Hija de Eduardo Carranza y Rosita Coronado, sobrina de Elisa Mújica, uno de los amores de juventud de su padre, María Mercedes  nació en Bogotá, pero  cuando tuvo seis años, habiendo ya vivido en Santiago de Chile, fue trasladada a Madrid, donde el poeta oficial era remitido ante el gobierno de Francisco Franco.

Se había formado – según Cobo Borda- bajo los mejores maestros, cuando su padre bebía en España cerca de Aleixandre y Dalí, Dámaso Alonso y Antonio Tovar, Laín Entralgo y los jóvenes poetas que admiraban el arrogante magisterio lírico de su padre: Gaitán Durán y Cote Lamus… Amó dos poetas españoles: a Félix Grande y Juan Luís Panero, el hijo de Leopoldo, quien con Luís Rosales constituían el dúo de amigos más cercanos a Carranza, todos franquistas militantes.”

Escritores y políticos que ofrecían a la niña autógrafos en prosa y verso, como este de Cote, firmado en el Madrid del estraperlo, salvado de los amaneceres etílicos de La Perseverancia por su vecino, el comedido Rogelio Echavarría:

  Si tu sombra es la luz, María Mercedes,
        si un ángel colegial va por tu pelo
        y se convierte en trenzas donde vuela
        como si Dios le hubiera regalado
        un árbol, si eres Patria de los sueños
        y el rumor de Colombia en tu cabeza
        nos señala dos mares y mil ríos,
        el alba de la vida está en tus ojos
        diciendo cielos donde canta el aire.

(Un sueño para María Mercedes Carranza)

A los trece regresó a Santafé  para terminar la secundaria en el Nuevo Gimnasio, previa estadía en el Liceo Francés, de donde fue retirada por ajustes emocionales. A finales del 64 vuelve a Madrid y reencuentra a Juan Luís Panero [“Con ella he tenido una buena cama y un violento despertar”], a quien había conocido en Astorga y tratado en El Escorial; visita amigos y va a Florencia, Roma y Londres donde descubre a Georges Simenon, el viejo erotómano, cáustico trasnochador, corrompido e izquierdoso, sosias de Maigret, quien mas que la poesía o los tinieblos, junto “al triste aroma del calvados”, daría le compañía por largos años. Luego irá a la Universidad de los Andes donde, a saltos, se gradúa en Letras, --junto a Ignacio Chávez, asistente de J. M. Rivas Sacconi, [embajador ante la Santa Sede, ministro de exteriores de Rojas Pinilla, y quien acopiara en media noche tres millones de dólares para los asaltantes de la Embajada Dominicana, el 25 de Abril de 1980, en cabeza de Natalia Mendoza Arias, “La Chiqui”],-- con una tesina sobre la obra de su progenitor. Gracias a la amistad de Eduardo con Álvaro Gómez Hurtado, que cierra uno de sus ojos de derecha,  al cumplir veinte años  dirige Vanguardia, la página literaria de El Siglo, donde presenta a Juan Manuel Roca, --el sobrino de Vidales, pero hijo de Rubayata, admirador, como Carranza del Mariscal Alzate--,  David Bonells, Nicolás Suescún,  Daniel Samper, Óscar Collazos, Roberto Burgos, Jaime García o Ricardo Cano.

Nos pasamos la vida queriéndonos y odiándonos, ha recordado Cobo Borda.  Trabajando y polemizando. En Los Andes renegamos de Eduardo Camacho y su interpretación sociológica de la poesía. Un día, al ver en la Séptima frente al Murillo Toro un edificio en ruinas, nos subimos a él y comenzamos a recitar poemas. Se obstruyó el tráfico y al día siguiente, fotos y periódicos registraron ese primer bautismo lírico, con el público arremolinado. Ella se llamaba Labioastro y yo Astrolabio.”

En 1970 decide vivir por la libre con Fernando Garavito, un íntimo de Luís Carlos Galán, el joven ministro de educación con quien había estudiado derecho en la Javeriana y le había llevado a El Tiempo, donde iban a trabajar, ella, haciendo reseñas de libros,  --“en venganza, o por distracción, publicó dos veces el mismo artículo para comentar dos libros míos distintos en todo” ha recordado Eduardo Escobar--, y él, en esa sección tan consultada, Con Usted, donde se resolvían preguntas que iban desde los precios de los arriendos hasta las rémoras del correo urbano. Garavito, que acababa de inaugurar [1966-1970] en calidad de subdirector, con cientos de cartillas a tres pesos,  el Instituto Colombiano de Cultura, se disponía a poner en marcha El tren de la cultura, un museo sobre raíles que recorrió la República del UPAC [Unidad de Poder Adquisitivo Constante] por cuatro años.

Luego, en Cali, mientras hacían un suplemento literario pagado por unos ricos emergentes y Garavito escribía editoriales para defender las fuerzas armadas del General Luis Carlos Camacho Leyva y sus decretos de estado de sitio, apostató de la religión de sus antepasados para casarse por lo civil con el poeta de e Ilusiones y erecciones, a quien abandonaría para siempre luego de nacer su hija Melibea e ingresar, como correctora de estilo a Nueva Frontera, Le Journal Hebdomadaire de Carlos Lleras Restrepo, a quien soportaría trece años, la mitad de ellos, atendiendo las reuniones semanales entre el ex presidente y quien nunca iba a serlo, Luís Carlos Galán: “seis años duró esa comunicación entre esos hombres extraordinarios, en los que en esa pequeña sala se imaginó un país diferente y se trabajó, el uno desde el magisterio de su pluma y el otro desde la plaza pública, para hacerlo realidad. “

Desde entonces Galán fue el ídolo de su vida. Militó en Promasa, un grupo integrado unas veces sí, otras no, por Camila Loboguerrero, Carlos Castillo, Carmen Barvo, Cecilia Orozco, Daniel Winograd, Ernesto, Juan Francisco y Daniel Samper Pizano, Enrique Vargas Lleras, Fabio Lozano Simonelli, Gloria Zea, Guillermo Cortés, Hernán Díaz, Hernando Téllez,  Isadora Jaramillo, Iván Marulanda, Jaime Castro, Jean Claude Bessudo, Juan Sudarsky, Julio Andrés Camacho, Luís Alfredo Sánchez, Marta Álvarez, Moisés Ganistky, Moisés Melo, Pacho Norden, Patricia Hoher, Patricia Lara, Pedro Gómez, Pilar Tafur o Víctor Laignelet, y algunos elementos de la sórdida poesía colombiana: Eduardo Galindo, Darío Jaramillo, Juan Manuel Roca, Jotamario Arbeláez y Mario Rivero. Pero quienes marcaron sus días, esos años de alza, fueron Aseneth Velásquez [1942-2003], viuda del ideólogo y militante comunista Jorge Ucrós, condueña de la Galería Garcés Velásquez, y Genoveva Carrasco [1940-1995], regenta por dos lustros de la Corporación La Candelaria y acompañanta sentimental del jefe máximo de Nuevo Liberalismo bogotano, Patricio Samper, aristócrata lanudo, en cuya estancia campestre pasarían sus mejores week-ends sabaneros y ascenderían por la escala de los sueños entre fríjoles con garra, bambucos y torbellinos.

“Su casa del centro, -recuerda Roberto Posada -, era un albergue al que llegaban sus amigos más disímiles y, por supuesto, amigas íntimas. Porque María Mercedes estaba siempre rodeada de gente…”

Fueron más años de desesperanza: “Las circunstancias que nos rodean desde hace tiempos son de pesimismo, derrota y angustia”, confesó a Ángela Pérez en 1987. Mientras Turbay Ayala perseguía a García Márquez instigado por el Instituto Caro y Cuervo, encarcelaba poetas, torturaba sin cuartel y el M-19 conjeturaba derrotas del establecimiento, ella publicó los trece poemas del número 40 de Golpe de dados que le dieron gloria, como que Hefestos resbaló del infierno para consagrarle  como la única poeta capaz de lavarse los dientes pensando en el fracaso de su agónica pasión de cuarentona, cuando J. L. Panero [“Yo solía llamarla Caballo Loco, era una persona muy desbocada y quería casarse, lo que no entraba en mis planes”,] no sólo demolió su alma, sino la misma casa:  

  Una tarde que ya nunca olvidarás
        llega a tu casa y se sienta a la mesa.
        Poco a poco tendrá un lugar en cada habitación,
        en las paredes y los muebles estarán sus huellas,
        destenderá tu cama y ahuecará la almohada.
        Los libros de la biblioteca, precioso tejido de años,
        se acomodarán a su gusto y semejanza,
        cambiarán de lugar las fotos antiguas.
        Otros ojos mirarán tus costumbres,
        tu ir y venir entre paredes y abrazos
        y serán distintos los ruidos cotidianos y los olores.
        Cualquier tarde que ya nunca olvidarás
        el que desbarató tu casa y habitó tus cosas
        saldrá por la puerta sin decir adiós.
        Deberás comenzar a hacer de nuevo la casa,
        reacomodar los muebles, limpiar las paredes,
        cambiar las cerraduras, romper los retratos,
        barrerlo todo y seguir viviendo.

(Oda al amor)

La noche del lunes 30 de Abril de 1984 la vida cambió para siempre. Rodrigo Lara Bonilla fue asesinado por orden de Pablo Escobar, quien también ordenaría, acicateado por el autor de un libro sobre Eduardo Carranza,  escrito en una cárcel, Alberto Santofimio Botero, la de Luís Carlos Galán cinco años más tarde. Once meses después moriría su padre, siendo embajador cultural del gobierno de Betancur, el año fatídico del Terremoto de Popayán.

El 24 de Mayo de 1986, al cumplir 90 años el suicidio de José Asunción Silva, por iniciativa de Carrasco y Pedro Gómez Valderrama, --ministro de los Planes Lasso y Attcot durante el gobierno de Valencia--, con el apoyo de Belisario a través del gerente cultural del Banco de la República, Darío Jaramillo Agudelo, y de Julio César Sánchez, alcalde y suicida del Distrito Capital, secuestrado por las FARC y socio político de Galán y Ernesto Samper, María Mercedes fue elegida para dirigir la llamada Casa Silva, sita en el último solar donde viviera el vate.

Se dedicó a hacer política con la poesía.  Durante 17 interminables años, blandiendo la consigna “Las palabras pueden reemplazar las balas” convirtió la poesía en un entretenimiento, que aparentando resucitar un género agonizante, con el uso y abuso de los medios masivos de difusión y el despilfarro de desmedidas sumas de dinero público, organizó veladas, conciertos, premios con recompensas en miles de dólares, concursos clientelistas para elegir el mejor poema de amor, el mejor poema de la paz, el mejor soneto contra la guerra, suculentos almuerzos oficiales rociados con caldos ibéricos y el cuerpo presente de algún rancio poeta, galas de cumpleaños para amigos de la casa que se iban enterrando en los setenta, premios nacionales en pesos nacionales, traslados,  a una nación en guerra contra el narcotráfico, de cientos de vates de extrañas y disímiles condiciones y vicios, guiada desde el Olimpo por una indestructible voluntad de fierro y una mano despótica, sometiendo una caterva de líricos pobres [Del Castillo, Quintero, Orozco, Rodríguez Tosca, Díaz Granados, Miranda] y explotados de horario, arrojando limosnas a los mendigos del barrio o encumbrando los despojos poéticos de varias lustrabotas y aseadoras, creyendo que con todo ese ruido y malversaciones se podía tapar con la mano el sol de la sangre derramada por su jefe y poeta, veinte años atrás, en una tragedia dantesca: la toma y retoma del Palacio de Justicia, donde las fuerzas del estado asesinaron la Corte de Justicia, torturaron y desaparecieron a los asaltantes del M-19 y murieron asados cerca de cien inocentes.  

Recibió, como recompensa a todos sus esfuerzos, la inclusión de su nombre en las listas del M-19, de cuyos lineamientos centrales, [abolición de la extradición de nacionales], se apartó al votar la nueva constitución de 1991; algunos viajes por tierras de hielo y fuego y un gran sarao, arropada por sus amigos del alma, en la Embajada de Colombia en la calle de Martínez Campos, al cumplir cincuenta años.

Pero ni La poesía tiene la palabra,[1] ni el medio centenar de poetas y poetizas del mundo -con limosina, suite presidencial y miles de dólares de viáticos- que celebraron en Bogotá el matrimonio de BB y Dalita Navarro durante la alcaldía de Enrique Peñalosa [2], ni los Cien Años del Suicidio de Silva, ni la maliciosa Historia de la Poesía Colombiana, ni los conclaves en la Hacienda Yerbabuena, ni los mediocres Talleres de Poesía para Niños, Mujeres y Ancianos, ni La poesía ayuda a vivir, Los Alzados en Almas y Descanse en Paz la Guerra, ni la postrera incorporación a la campaña presidencial de Horacio Serpa, impidieron, mientras morían, se suicidaban o eran asesinadas y secuestradas sus amigas y/o parientes, que la envidia la estrechara tanto en las tesorerías oficiales, --[léase Rocío Londoño, saca micas de un payaso de nalgas desteñidas habitual de la esposa de un viudo ex presidente]-- hasta hacerla caer en cuenta que se había equivocado, y no sólo no había país, sino que su futuro había terminado.

María Mercedes Carranza publicó Vainas y otros poemas (1972), Tengo miedo (1983), Hola, soledad (1987), Maneras del desamor (1993) y El canto de las moscas (1998).

Como se sabe, la hija del abanderado de Piedra y cielo se inició como poeta negando, precisamente, las tradiciones históricas, políticas o literarias que simbolizaba su padre. Sus poemas, además, reniegan del perfil sentimental, recatado y a medias púdico de los versos escritos por mujeres. No hay en ella asomo de Mariela del Nilo, Laura Victoria, Dora Castellanos, Maruja Viera o sus contemporáneas Piedad Bonett, Luz Mary Giraldo u Orietta Lozano.

El trasnochado feminismo es la norma de conducta de varias asociaciones de mujeres–escribiría a comienzos de los noventa--, y, en el terreno de la poesía, han configurado una aberrante modalidad que consiste en aplicar para el análisis y divulgación de la poesía escrita por mujeres una categoría basada en la condición sexual, que deja en un segundo término los criterios de calidad, los cuales son los únicos que se debe tener en cuenta en el momento de valorar una obra. Esa extravagancia ha dado origen a un género llamado poesía femenina, pero ¿se habla acaso de poesía masculina, se hacen antologías de poesía masculina o análisis de poesía escrita por hombres?, demostrando que existe una clara discriminación, ya que la poesía a secas vendría a ser la que escriben los hombres y la otra constituiría un apéndice, nacido de un generoso paternalismo.”

Y si no lo era en el verbo, menos lo fue en la vida cotidiana. Educada en una España opresora de las mujeres [“En mi casa manda mi padre; en la escuela el maestro; en el pueblo, el alcalde; en la provincia, el gobernador; en España el Caudillo”], pero lectora de los franceses de la postguerra, su independencia fue proverbial en esa Bogotá que recorría de Chapinero a Las Aguas, entre trotskistas, mamertos y pro chinos, libertinos y drogadictos retratados en Sin remedio, la autobiografía de Ignacio Escobar.

Las constantes parodias de sus poemas de juventud a la sociedad patriarcal y las muchachas en flor de Eduardo Carranza, fueron un parricidio evidente y no mera imitación de las Gotas amargas de Silva o la Comedia tropical del López y menos, caricaturas de la anti poesía del enemigo de Neruda, Nicanor Parra, paradigma de la nueva retórica según Garavito.

El desencanto de los textos de María Mercedes Carranza fue un corolario a la pronta constatación de la ruina de los ideales, las creencias, los amores y la vida que ya se leía, gracias a la prolongada tiranía franquista, en poemas de Ángel González, Caballero Bonald, Gil de Biedma o Barral, en buena parte de la obra de Cernuda, e incluso de Aleixandre, Vivanco o Rosales, los amigos de su padre. La poesía tenía que ser comunicación, no mero encantamiento, alienación y paños tibios, o bufonadas y palabras soeces como sucedía entre el mundo azul de Piedra y cielo y las quemas de libros, asafétidas y profanaciones de los nadaístas.

Vainas y otros poemas son un bricolaje de cuentas de la compra, maquillajes, pescados fritos, amores inconstantes, esmalte para las uñas y cortesías bogotanas, contra las aguas estancadas de la vida social de aquellos años de apogeo del Frente Nacional, cuando todo fue corrompido. De ahí la eficacia del tono: contra la retórica, la parla coloquial; contra los dedos parados y el culo fruncido, ironía y humor; contra toda ilusión, puro desencanto; ante la euforia perversa de los repartidores del fisco, sarcasmos y burlas.

Patas arriba con la vida

                        Sé que voy a morir porque no amo ya nada.
                               – Manuel Machado

  Moriré mortal,
        es decir habiendo pasado
        por este mundo
        sin romperlo ni mancharlo.
        No inventé ningún vicio,
        pero gocé de todas las virtudes:
        cedí mi alma a la hipocresía,
        he traficado con las palabras,
        con los gestos, con el silencio;
        condescendí a la mentira,
        esperé la esperanza,
        he amado el amor,
        y un día pronuncié la palabra Patria;
        acepté el engaño:
        he sido madre, ciudadana,
        hija de familia, amiga,
        compañera, amante.
        Creí en la verdad:
        dos y dos son cuatro,
        María Mercedes debe nacer,
        crecer, reproducirse y morir
        y en esas estoy.
        Soy un dechado del siglo XX.
        Y cuando el miedo llega
        me voy a ver televisión
        para dialogar con mis mentiras.

Los poemas de Vainas desvistieron el alma y su cuerpo para entregarnos,  con naturalidad, sin alardes de martirio, la decepción de toda vida. Por primera vez una madre y amante, lo dijo en la poesía colombiana, tan sentada en sus propios laureles. María Mercedes Carranza, con una eficacia verbal alejada de los artificios y bufonadas de ciertos nadaístas o los poemas retro surrealistas de algún politiquero, mediante la mueca en sus labios desgarró el velo que todavía cubriría las retóricas de Rojas Herazo,  Mutis, Cote y Rogelio Echavarría.

En sus otros tres libros, Tengo miedo, Hola, soledad, Maneras del desamor, hay una década de registros acerca del fracaso de toda vida amorosa. Un gran amor debe terminar mal, dice la Carranza. Pero aquí, a pesar de esa certeza que conoce cualquier adulto, sus poemas son una evidencia, “femenina” de ese fracaso que no aceptan las mujeres machistas. Carranza habla del amor en pareja como lo que es a menudo, cuando el cendal del deseo se ha rasgado: un mundo sin emociones, breve, camino del deterioro y la desaparición. Apenas el orgasmo redime del dolor, por un instante, el resto es repetición, aburrimiento, abandono. Y en ese mundo yermo, la mejor compañía y el mejor placebo lo concede el placer solitario, donde con el más pasmoso deleite nos devoramos.

  Afuera el viento, el olor metálico de la calle.
 
        Ya dentro, va dejando todo lo que lleva encima,
        primero la cartera y la sonrisa;
        se deshace de las caras que ese día ha visto,
        los desencuentros, la paz fingida,
        el sabor dulzarrón del deber cumplido.
        Y se desviste como para poder tocar
        toda la tristeza que está en su carne.
        Cuando se encuentra desnuda
        se busca, casi como un animal se olfatea,
        se inclina sobre ella y se acecha;
        inicia una larga confidencia tierna,
        se pide respuestas, tal vez tiene la mirada turbia;
        separa las rodillas y como una loba se devora.
 
        Afuera el viento, el olor metálico de la calle.

(Poema de amor)

Esos poemas de los años ochenta, cuando se acercaba al medio siglo, son la imagen sigilosa de una sociedad marcada por la hipocresía y la doble moral,  y la evidencia de la aparición de la nueva mujer, que siendo muñeca, alquilada, triunfar sobre todas las cosas trepando como hiedra sobre despachos, éticas, familias, patria, todo, hasta alcanzar el éxito, es decir, el asco.

Carranza fue, en últimas, la Alfonsina Storni de la frívola sociedad que produjo el dinero fácil y la corrupción. Sin que dejara, también, de lacrar, su existencia, con la música macabra que tañe en sus poemas últimos, donde la poesía condesciende, rota y desfigurada, a ser caricatura de la crueldad del mundo. El canto de las moscas es un documental verbal de los cientos de masacres [Barrancabermeja, Confines, Guaitarilla, Jamundí, La Gabarra, Las Delicias, Mapiripán, Naya, Necoclí, Nilo, Paujil, Potrerito, Sotavento, Tamborales, Tierralta, Trujillo, etc.] ejecutadas por la derecha paramilitar en disputa con la guerrilla de derechas por los territorios consagrados al cultivo de la coca, la marimba y la heroína en la Colombia de finales de siglo.

Un país, que cuando ella murió, era un reino de taifas de la delincuencia, las guerrillas y el paramilitarismo; con 29 millones de pobres; 4 millones de desempleados; 2 millones de desplazados; 1,5 de exiliados y/o emigrantes, 4 mil secuestrados; cientos de desaparecidos  y 4 millonarios en la lista de Forbes.

 “Siempre hemos tenido una clase dirigente incapaz, irresponsable, estulta, al servicio de sus mezquinos intereses y con frecuencia corrompida…” escribió dos años antes de morir, pensando quizás, en un país que había terminado por conocer desde la mañana de 1958 cuando volvió a Santafé, con sus calles sucias y rotas, colmadas de borricos empujados por mujeres de follado y negros sombreros de hombre, cubiertas con mantones de manila, la misma otra, Bogotá, que vio el amanecer del 10 de Junio de 2003 cuando se quitó voluntariamente la vida, mientras divisaba, desde su mecedora,  los cerros tutelares de La Macarena, uno de los lugares más tristes y peligrosos del mundo.


[1] Según un artículo de Ricardo Aricapa titulado Balada de la calle, publicado en El Mundo de Medellín el 29 de mayo de 1989 y reproducido fragmentariamente en la segunda página del número 325 del Magazín Dominical  de El Espectador el 4 de julio del mismo año, examinando, en la oficina de extensión cultural de la Cámara de Comercio de Medellín la urna con 20000 de los votos con los cuales había sido elegido un poema de Darío Jaramillo Agudelo, sub gerente durante 25 años del Banco de la Republica como el mejor verso de amor, descubrió que todos los votos, unos mas otros menos, eran una fotocopia del poema de cada autor pero lo único que cambiaba era la firma y la cedula del votante. Darío Jaramillo Agudelo obtuvo 19000 votos. Lo más curioso es que el jefe de esa campaña había sido el futuro director del Magazín Dominical, el doctor de la Universidad del Valle Juan Manuel Roca Vidales que ya trabajaba estrechamente con Maria Mercedes Carranza en Casa Silva y quien seria premiado, ya entrado el siglo XXI por el sub gerente de marras con un jugoso premio nacional y otros gabelas españolas.

[2] Justo dos meses antes de la celebración del matrimonio entre el ex presidente Belisario Betancur y la ex de Teodoro Petkoff, la ceramista venezolana Dalita Navarro, María Mercedes Carranza, en colaboración con Adriana Mejía, directora del Instituto Distrital de Cultura y Turismo, del alcalde Enrique Peñalosa, el neo-chavista Enrique Hernández de Jesús y el propietario de Arte Dos Grafico, Luís Ángel Parra, organizaron una suerte de Sexual and Poetry Performance invitando a mas de 60 escritores extranjeros quienes junto a otros 40 nacionales anunciaron las Bodas de Canaán entre el responsable del Holocausto del Palacio de Justicia y la distinguida damita caraqueña. Bogotá estaba literalmente sitiada por las FARC durante el gobierno de Andrés Pastrana, cuando al final de la década fue mayor la degradación del conflicto armado y se generalizaron las tomas armadas de poblaciones, las desapariciones forzadas, las masacres indiscriminadas de civiles, el masivo desplazamiento forzado y los secuestros colectivos de civiles, militares y políticos. Según se informó con los años a los poetas y narradores extranjeros se les retuvo por ocho días en apartamentos individuales de las Residencias Tequendama, guardaespaldas incluidos,  y tuvieron a su servicio limosina y chofer bilingüe. Los nacionales fueron tratados de varias maneras, de acuerdo a los estratos a que pertenecían y al grado de lambonería que rendían al novio de marras. El 23 de agosto, BB inauguró el jolgorio con un discurso en la Plaza de Bolívar. “Un tema, dijo el lírico de Amagá,  presidirá el encuentro: el amor y la palabra El amor en todas sus manifestaciones y con todas sus connotaciones. El amor místico. El amor prohibido. El amor cursi. El amor y el desengaño. El amor cantado desde la antigüedad por juglares y rapsodas, y el amor elevado a las más altas instancias contemplativas, como en el San Juan de la Cruz del Cántico espiritual; o en el Neruda de los Veinte poemas y una canción desesperada; en el Dante de La Divina Comedia; o en Píndaro y en Safo; el amor de Quevedo y Garcilaso, y el del Arcipreste de Hita del Libro del Buen Amor; y el del Marqués de Santillana, quien dijera, d amores desamparado, / d amores, que no d amor…. O como aquel lienzo de Carranza: Alicia, Alicia Altanube / fue dibujada con trinos, / sobre un silencio moreno, / por turpiales sin memoria.” Belisario contrajo nupcias el viernes 20 de octubre, en una ceremonia oficiada por monseñor José Miguel Huertas, a la que asistieron los ex presidentes Alfonso López Michelsen, Cesar Gaviria y Ernesto Samper. La boda estuvo cantada por Martha Senn y la comida confeccionada por Harry Sazón. Entre los invitados estaban Alfonso López Caballero, el embajador de México, señor Puente Leyva, Maria Mercedes Carranza, Gloria Zea, Cristina Pignalosa, el embajador de Salvador, señor Rubio, Noemi Sanin, el ministro del despacho Juan Manuel Santos, el codirector de El Tiempo Rafael Santos Calderón, Maria Eugenia Rojas de Moreno Díaz, María Emma Mejia, Samuel Moreno Rojas, etc. Según Oscar Collazos [Amor en tiempos de guerra, El Tiempo, 29 de agosto del 2000] “Hay que estar loco para organizar un Encuentro de Escritores y proponer que la palabra y el amor sean sus temas centrales. Hay que introducirse, así sea momentáneamente, en el mundo de la fantasía para pretender que se hable del amor en tiempos de guerra y de la palabra en un país donde el discurso político la desprestigia y envilece. Se necesita un poco de ilusión lírica para poner a más de cien escritores a hablar del amor en un escenario nacional donde el odio crece a medida que los actores de la guerra dejan más muertos, más memoria herida, menos esperanzas sobre el inmediato futuro. [… ] Esos extranjeros piden explicaciones a hechos monstruosos como el asesinato de seis niños, quieren que se les diga por qué Carlos Castaño goza de creciente simpatía en sectores  de la sociedad colombiana, no entienden por qué el héroe legendario de las luchas campesinas acepta financiarse con dineros del narcotráfico, con el horror del secuestro y el chantaje de la extorsión.” y para Eduardo Escobar [Amores y descalabros, El Tiempo, 29 de agosto 2000] “Bogotá, suma, reflejo y desdicha de la desdichada Colombia, acaba de clausurar un tumultuoso encuentro de escritores orientados por la ceramista Dalita Navarro y Belisario Betancur, su novio. Poetas, novelistas, ensayistas, en diversos escenarios a todo lo ancho de la ciudad hicieron profesión de fe en el futuro y declararon su amor por la vida en este país descosido por los rencores, donde la poesía es locura y la masacre la normalidad. Colombia es la que es y no la que uno quisiera. El encuentro se inició con un almuerzo feliz en el museo del Chicó con arroyos de vino rojo y la muerte azarosa de seis niños caminantes en un pánico de soldados en Pueblo Rico. Y cerró con un espléndido recital colectivo en el Parque Nacional y un par de protestantes aplastados en el barrio Restrepo por una alcaldada, bajo un muro inocente de todo.” La Alcaldía de Bogotá y la Fundación Casa Silva publicaron una lujosísima memoria del evento con unas horrendas fotos de Hernández de Jesús, donde cada autor escribía unas frases para celebrar el amor y la palabra. Allí están las declaraciones de Amor a Colombia de Alberto Manguel, Alfonso Chase, Alfredo Pita, Antonio Cisneros, Antonio López Ortega, Antonio Skármeta, Barbara Gowdy, Carlos Monsiváis, Carmen Posadas, César Aira, Eduardo Galeano, Edwidge Danticat, Elena Poniatowska, Ernesto Cardenal, Eugenio Montejo, Fernando Vallejo, Gonzalo Celorio, Gonzalo Lema, Gonzalo Rojas, Griselda Gámbaro, Jon Juaristi, Jorge Edwards, Jorge Enrique Adoum, Jorge Riechmann, José Pablo Feinmann, Josefina Aldecoa, Juan Luís Panero, Julio Escoto, Luís Alberto Crespo, Luis Goytisolo, Manlio Argueta, Marcio Veloz, Margarita Laso, Nélida Piñón, Pedro Shimose, Rafael Alcides, Raúl Zurita, Sergio Ramírez, Soledad Puértolas, Stefania Mosca, Thiago de Mello, Vicente Quirarte. Los intelectuales nacionales que eran reconocidos por BB como sus pares fueron: Andrés Hoyos, Arturo Alape, Bernardo Hoyos, Darío Jaramillo, Darío Ruíz Gómez, David Sánchez Juliao, Eduardo Escobar, Elkin Restrepo, Enrique Serrano, Felipe García Quintero, Fernando Charry Lara, Germán Castro Caicedo, Germán Espinosa, Giovanni Quessep, Gloria Valencia, Héctor Abad Faciolince, Héctor Rojas Erazo, Hernando Valencia Goekel, Hugo Chaparro, Jaime García Maffla, Jaime Sanín, Jorge Franco, Jorge Orlando Melo, José Manuel Arango, Jota Mario Arbeláez, Juan Felipe Robledo, Juan Gustavo Cobo Borda, Juan Manuel Roca, Julio César Londoño, Laura Restrepo, Luís Fernando Afanador, Manuel Zapata Olivella, Margarita Vidal, Marianne Ponsford, Mario Rivero, Meira del Mar, Nicolás Suescun, Oscar Collazos, Piedad Bonnet, R.H. Moreno-Duran, Roberto Burgos, Rogelio Echavarria, Samuel Jaramillo, Santiago Mutis y William Ospina. Luego de la muerte de María Mercedes Carranza algunos acuciosos sostuvieron que una de las causas de su suicidio eran las demandas por malos manejos del dinero público que ella había tenido al frente de Casa Silva, tanto en este evento, como en la fiesta que para celebrar sus cincuenta años hizo en Madrid, cuando era embajador ante el reino de España su amigo Ernesto Samper. Otro tanto había hecho Asenet Velásquez en Cartagena, también acusada de haber recibido una fuerte suma de dinero del gobierno de Samper. Carranza y Velásquez murieron en circunstancias parecidas y no aclaradas plenamente.

Harold Alvarado Tenorio